Galactic Research Institute of the Foundation for the Law of Time

Reflexiones sobre la Noosfera: Sri Aurobindo, la Mente Suprema, la Supermente y el descenso de lo Supra Mental.

Una de las premisas básicas del Proyecto Noosfera II de la Fundación para la Ley del Tiempo, Departamento de Investigación y Desarrollo, es que la Noosfera representa la alteración más significativa de la consciencia del ser humano. Se trata de un tránsito desde una situación en que la mente está atomizada en una consciencia individual a otra situación en la cual la consciencia abarca a una única entidad de vastísimo alcance, que puede ser referida como el campo telepático colectivo del Planeta Tierra.  A partir de esta premisa, resulta fundamental para este proyecto Noosfera II identificar las cualidades de esta nueva consciencia en evolución y tipificar los antecedentes de esta consciencia en las diferentes escuelas y metodologías, pensadores, que nos han precedido, así como sus técnicas de cultivo personal y meditación, considerándolas como aportaciones clave para el desarrollo natural de este cambio evolutivo que estamos atravesando: La Noosfera.

Cuando hablamos de esta elevación evolutiva o advenimiento de la Noosfera, que es la Envoltura o Membrana mental que rodea al planeta, lo afirmamos como una situación inevitable e inminente debido a varios factores evolutivos de la propia Tierra y a las mutaciones biogeoquímicas presentes. Así pues, decimos: este cambio es una Transición, pasamos de la Biosfera a la Noosfera. Podemos describirlo como la mutación del sistema de vida del planeta, una mutación que conduce a un nuevo estadio en la evolución planetaria, conduce al nivel puramente mental de la consciencia planetaria.¿Cómo captar o modelar en nuestra mente actual a la Noosfera, la Mente Planetaria, si es algo que está más allá de nuestras mentes en este momento? ¿Cómo podemos conocer o vislumbrar aquella consciencia que está más allá del estado de consciencia que podemos experimentar ahora mismo? ¿Cómo podemos dar este salto siendo humanos ubicados en nuestra consciencia individual? Y, ¿qué significa la Planetización de la consciencia?

Si bebemos de las fuentes de V. I. Vernadsky, o de Pierre Teilhard de Chardin, la Noosfera aparece como algo que es inminente y nuestra inherente tendencia biológica y terrenal evoluciona inevitablemente hacia ella. Quizás no sea la única manera de contemplar esta Noosfera. También podemos imaginar la Noosfera como un incremento significativo de la sincronicidad, y una participación en el descenso de 'Lo Divino'.  La aparición de la palabra 'NOOSFERA' en el vocabulario del pensamiento mundial ha sucedido en medio de un conjunto de eventos sincrónicos que apuntan a la llegada de un momentum planetario, la aparición de un nuevo patrón-forma, complejo, de pensamiento: NOOSFERA. En otras palabras, la Noosfera necesita hacerse consciente en este momento histórico, y es una característica consustancial noosférica lo que conocemos como sincronicidad: la manifestación de sí misma en múltiples acontecimientos sincrónicos  simultánesos - una cronotopología.  Como ya hemos propuesto antes en este escrito, la noción de Noosfera también es una cuestión del descenso de 'Lo Divino' al consciente, engastado también en esta cronotopología o secuencia sincrónica de acontecimientos.  Esta Cronotopología se dio en el año gregoriano 1926, y éstos son algunas de las sincronicidades destacables: 

En primer lugar, en el año 1926, el científico Vladimir Vernadsky en el seno de la recién estrenada Rusia Marxista, un Paleontólogo Jesuita Francés, Pierre Teilhard de Chardin, y un filósofo de París, Henry Bergson, y un estudiante y pensador notable, Jules le Roi, se reúnen en París, Francia, para acuñar la palabra "Noosfera". Tenían la necesidad de expresar y dar una voz que nombrara a la siguiente fase, crítica, hacia la que se encaminaba la evolución de la Biosfera, su Tendencia evolutiva más destacada, una fase en la cual el factor consciencia sería predominante sobre otros factores  y que crearía una grandiosa síntesis de vida: La Noosfera, la envoltura o membrana mental que rodea la Tierra.

Justo en este año el estadista Sudafricano y filósofo Jan Smuts publicaba el libro 'Holismo y Evolución de la Humanidad', la primera exposición del principio de filosofía holística por el cual vida y evolución son definidas en términos de síntesis de 'sistemas totales' en vez del minucioso análisis de 'partes constituyentes'. Si bien el libro de Jan Smuts no hace referencia alguna a la Noosfera, podemos establecer que sin el principio de 'Holismo' resulta muy difícil pensar en la Noosfera. Por su auténtica naturaleza la Noosfera es un Sistema Total, y por ello sólo puede captarse mediante un tipo de percepción holística y una filosofía que comprenda que la evolución se mueve en el sentido de integrar mayores, más abarcantes, sistemas totales. En consecuencia, es necesario ir entrando y asumiendo progresivamente mayores incrementos de consciencia. Siendo la capa de pensamiento a escala planetaria, la Noosfera va a reflejar la naturaleza holística del planeta como un Sistema Total.

Llegamos al 3 de noviembre de 1926, el Sico Matemático Francés, Charles Henry fallece. Antes de su deceso, Charles Henry publicaba un pequeño tratado titulado, "La Consciencia Viva en el estadio post-mortem", anticipando la trascendencia de la consciencia en un estado de grandiosa totalidad. Y dos años antes, en 1924, Charles Henry había publicado la 'Generalización de la Teoría de la Radiación', en la cual apostaba por la existencia de un 'psicon' o 'átomo psíquico' que estaría formado por tres campos coexistentes mutuamente. Cada uno de estos campos estaba definido por un resonador: un resonador de tipo electromagnético, otro de tipo gravitacional, y otro biosíquico.  Este planteamiento es conocido también como el MODELO DE CAMPOS RESONANTES,  y es aplicable a la descripción de un Sistema Planetario. Por lo tanto, hay una relación con el principio base que define la Noosfera: La evolución de la consciencia desplegando el resonador biosíquico.  Mirando al futuro, Charles Henry escribió en el libro "La Consciencia Viva en el estadio post-mortem", 'La muerte es sólo un cambio de tipo Físico Químico. Únicamente después de la muerte tendré que empezar a  explayarme en mi ser.'

Llegamos al 24 de noviembre de 1926, o sea, 2 semanas exactas después de que Charles Henry hiciera su transición a una consciencia más elevada, Sri Aurobindo, un filósofo Hindú y místico también, experimentaba lo que se conoce como "El día del Siddhi" (Día de la Victoria): El descenso de Krisna, un descenso sin precedentes de la consciencia Supra Mental, en el reino de lo físico. A partir de ahí se retiró a la práctica del Sadhana en exclusiva - práctica espiritual. Este acontecimiento completó un año estratégicamente significativo para la expresión de las posibilidades de una evolución de la consciencia más expandida para la humanidad. De hecho, podemos decir que una vez que la Noosfera había sido construida de manera teórica en el plano del conocimiento y ubicada en el mundo de la consciencia, experimentaba su 'Divino Descenso' y que por primera vez se precipitaba como 'la consciencia Supra Mental' dentro de la forma humana a través de Sri Aurobindo. Todos los avances en la consciencia humana deben manifestarse primero en una forma humana viviente, en caso contrario es imposible conocer lo que sucederá. Este punto ilustra el principio del Avatar, el descenso de un Principio en la forma humana para que luego pueda ser ejemplificado por la Humanidad posterior.

No importa que Aurobindo pareciera desconocer o estar familiarizado con la palabra Noosfera. Falleció el 5 de diciembre de 1950, momento en el cual un trabajo de Vernadsky había sido traducido al inglés. Hubo poca resonancia informativa en los periódicos USA del momento, a la vez que pocos habían recorrido el camino hacia el lugar de retiro de Aurobindo en su Ashram en el Sur de la India. Sincrónicamente, los trabajos de Teilhard de Chardin no fueron publicados hasta después de su fallecimiento en 1955. Así que no había manera de que Aurobindo llegase a saber de la palabra Noosfera. De cualquier modo y con el "descenso de lo Supra Mental" en él que alteró de manera irrevocable su vida, además de con sus profusas descripciones de la consciencia, específicamente con la definición de la Supermente, el papel de la Mente Superior, y el principio del descenso de lo Supra Mental, Aurobindo nos entregó los mejores relatos sobre la Noosfera desde la óptica de la evolución de la consciencia. Una perspectiva en la que pocos pensadores se han prodigado sistemáticamente. 

A diferencia de lo que sucede con Vernadsky y Teilhard, que estaban más centrados en los aspectos Biológicos y Bio Geo Químicos de nuestra evolución hacia la Noosfera, Aurobindo fue un filósofo místico cuyo interés primario fue la definición de evolución futura basándola en un andamiaje abarcante de sucesivos estadios de consciencia. Dado que su foco estaba situado sobre la evolución de la Mente del Ser Humano, Mente de Ignorancia, hacia los reinos de la Súper Mente acompañada del descenso simultáneo de la Consciencia Divina, sus definiciones de los siguientes estadios de consciencia resultan vívidos y descriptivos de la naturaleza actual de la noosfera como un estatus de consciencia sin igual. Es por esta razón que un repaso breve del pensamiento de Aurobindo en estos puntos puede ser de gran ayuda para adentrarnos en este viaje, dada la inmediatez e inminencia del advenimiento de la Noosfera.

Mientras que para los planteamientos de Vernadsky y Teilhard la Noosfera o Mente Planetaria era una inminente posibilidad a partir de las tendencias inevitables de evolución biológica, para Aurobindo, la Mente Suprema - un término que se aproxima mucho más a lo que es la Noosfera - es una cuestión que tiene que ver con el descenso de lo Divino que un ascenso o elevación del espíritu atrapado en los estados más bajos de involución material. Pero, al igual que queda implícito en el término que usa Vernadsky para describir la era subsiguiente, la era psicozoica - la espiritualización síquica de la vida - en Aurobindo se prevé la espiritualización y transformación de la materia como algo totalmente inseparable de la liberación del espíritu en la Consciencia Divina. Por su condicionamiento Católico, Teilhard, Jesuita, también contemplaba la Noosfera en un contexto espiritual, pero más como una forma Crística del descenso de la consciencia divina. La elaboración sistemática de la estructura de la consciencia cósmica como un vasto espacio en el cual la evolución de materia misma es entendida como un aspecto de involución y evolución del alma por medio de la Consciencia Divina es la característica del pensamiento de Aurobindo, una aportación que no ha sido igualada después de él.

En esta reseña tan corta sólo podemos dar indicios de la vastedad de su pensamiento, y enfocarnos en un aspecto de su detallada elaboración de la consciencia haciendo algunas sugerencias sobre la manera en que él anticipó la naturaleza de la consciencia noosférica. Como ya hemos dicho, en Aurobindo la Noosfera sería la Mente Suprema. Pero su percepción de esta Mente Suprema está basada en una descripción altamente estructurada de la naturaleza de la consciencia, mente, Súper Mente y Consciencia Divina. Es por ello que la noosfera queda elaborada de una manera mucho más espiritual que en Teilhard, y quizás tal definición de noosfera sea el necesario antídoto para desacralizar la naturaleza del materialismo histórico en el que estamos casi ahogados en nuestro mundo con su violencia y trivialidad.

Para que entendamos mejor la concepción de Mente Suprema como Noosfera, debemos adentrarnos en la percepción que maneja Sri Aurobindo de lo que es la naturaleza de consciencia. Educado dentro del pensamiento tradicional Hindú y Védico Aurobindo no quedó satisfecho con la noción del Absoluto como un fenómeno estático. Su crítica al pensamiento tradicional que conocía era que los yogas o sistemas de meditación no admitían la posibilidad  de una transformación radical evolutiva de la consciencia humana, sino que permanecían en un estado nirvánico de bendición o quietud, más allá del cual el movimiento no existe. De ahí emanó su búsqueda de la experiencia de la consciencia como un momentum evolutivo hacia una condición supermental, que, a la vez, pudiera ser experimentada como un descenso de lo Supra Mental. La perspectiva de Aurobindo es única y puede ser contemplada como un radical transformacionismo evolutivo. Esto no es sorprendente si consideramos sus primeros años de vida.

Nació el 15 de agosto de 1872 (Tormenta Autoexistente Azul), en su juventud Aurobindo fue un activista en el movimiento independentista Hindú. Estaba al corriente de las formas de pensamiento moderno, pero mucho más del fermento de que el mundo contemporáneo era una señal clara de un momento evolutivo hacia un estado del ser y consciencia nuevos y transhistóricos. Es interesante observar que la India llegó a su independencia 75 años después de su nacimiento, el 15 de agosto de 1947.

Tal y como escribió Aurobindo: "El Hombre es un ser en evolución constante, en tránsito, no es el final de etapa. Para el hombre y más allá de él ascienden radiantes caminos que conducen a la divina hermandad de humanos diferentes al estado evolutivo actual de la Tierra. Allá está nuestro destino y la clave de liberación para nuestras aspiraciones que lidian con una existencia mundana, limitante y problemática." Tomado de 'Aurobindo, escritos esenciales', p.54, edición en inglés) Esta divina humanidad de Aurobindo podemos decir que es la cualidad de la vida y la consciencia tal cual se vive en el seno de la Noosfera, si bien el ascenso por estos 'radiantes caminos' es el cumplimiento de la realización de la relación entre los campos electromagnético y biosíquico ayudando a disparar el evento sicoatmosférico de la consciencia noosférica.

Aurobindo fue uno de los fundadores del Partido Nacionalista Hindú, radical, y fue arrestado en dos ocasiones, una en 1907, y luego otra vez en 1908. Y fue durante este segundo cautiverio en la cárcel de Alipore en el cual comenzó a tomarse en serio el estudio del Bagavad Gita y a practicar yoga. A partir de estas actividades su vida tomó un nuevo rumbo. En esta cárcel de Alipore Aurobindo experimentó su primera transformación cuando su propio cultivo interior le llevó a la presencia de la fuerza divina. A partir de ahí sus estudios, meditaciones y Sadhana le enriquecieron de manera incomparable. En 1914 conoció a 'La Madre', Mira Richard. El encuentro fue transformador, para Mira supuso convertirse en el discípulo principal de Aurobindo y trabajar codo a codo con él. En 1920, ella regresó a su lado para vivir junto a él el resto de su vida en Pondicherry. Es a 'La Madre' y su gran don de visión a quien deben su existencia la comunidad de Auroville.

Después de su encuentro con 'La Madre', Aurobindo experimentó una grandiosa catarsis creativa, de inmediato comenzó a sintetizar, criticar y sistematizar la filosofía de la Consciencia Divina y el Yoga Integral, incluyendo 'La Vida Divina' y 'Una síntesis del Yoga', así como 'Ensayos sobre el Gita, El Secreto de los Veda, El Ideal Unidad Humana, y El Ciclo Humano'. Este voluminoso corpus de trabajos fue escrito entre 1914 y 1921, cuando tenía la edad de 44 a 51 años. Si lo contemplas y dedicas algo de tiempo para estudiar seriamente aunque sea sólo 'La Vida Divina'  y 'Una síntesis del Yoga.' podrás ver que el pensamiento de Aurobindo es una obra maestra. Basado en el Gita y los Vedas, su pensamiento trasciende las limitaciones de toda tradición. El patriota fervoroso por la independencia de la India se convierte ahora en un universalista evolutivo. Tal como el mismo escribió en 'El Ciclo Humano':

"La llegada de la era de la espiritualidad deberá ser precedida por la aparición de una significativo número de individuos que no estarán satisfechos con la norma intelectual, vital, y síquico que supone la simple existencia física del ser humano, sino que percibirán una gran evolución que es el objetivo real de la humanidad e intentarán participar en ella, involucrarse e involucrar a otros, y hacer que sea reconocido como un objetivo de la raza del hombre. En la medida en que tengan éxito y en el grado en que lleven a cabo esta evolución, lo que ahora es un potencial no realizado se transformará en la actual posibilidad de futuro." (Aurobindo, escritos esenciales, p. XII)

Por supuesto, el más grande ejemplo de este proceso fue el propio Sri Aurobindo. El auténtico principio de la transformación evolutiva hacia el advenimiento de la noosfera es predicado por él y es el corazón de las percepciones y experiencias de vida de Aurobindo.

'Primero sobrevendrá un cambio de tipo síquico, la conversión de la toda nuestra naturaleza actual en un instrumento del Alma. En ello o junto a ello sucederá el cambio espiritual, el descenso de la Elevada Luz, Conocimiento, Poder, Fuerza, Bendición dentro de la totalidad del Ser, y aún dentro de la obscuridad de nuestro subconsciente. Finalmente se producirá la transmutación supramental - todo ello tendrá lugar como un movimiento que culminará con el ascenso a la Mente Superior y con la transformación por el descenso de la Consciencia Supra Mental en el seno de nuestro ser y nuestra naturaleza'.(Srinivas Iyenegar, p.696, 'Vida de Aurobindo', 1972).

Esto representa una descripción precisa tanto por su referencia a la necesaria transformación personal para realizar el potencial de la consciencia noosférica, y también, para el descenso transformador de la Consciencia Supra Mental. En otras palabras, desde la perspectiva humana, la Noosfera representa el logro de la Mente Superior, un singular estado de la mente y la consciencia en el cual el individuo y lo personal han sido totalmente domesticados en tareas de la mente elevada- la Mente de la Súper Humanidad. Ésta es una mente y consciencia más allá de lo que puede ser concebida con los recursos de nuestra consciencia limitada que permanece centrada en la consecución de logros individuales.

Fue precisamente este tipo de transmutación la que se produjo en la segunda transformación de consciencia de Sri Aurobindo, el descenso de la Mente Suprema el 24 de Noviembre de 1926, kin Perro Eléctrico Blanco. Fue éste el primero de este tipo de descensos dentro de la forma humana de la Mente Suprema, que se produjo en aquél día del Siddhi (poder sobrenatural), y desde entonces conocido como el día de la victoria Espiritual.  Sri Aurobindo anunció la 3ª transformación de la consciencia inmediatamente después del descenso de la Mente Suprema. Esta tercera transformación, según el mismo explicó, sería una transformación supramental, el descenso de la Mente Superior, que, según declaró justo antes de morir, se produciría a través de 'La Madre'. El 29 de Febrero de 1956, 'La Madre' confirmaba este descenso que se producía a través de ella. 

La completa manifestación de la Mente Superior se plasma en la expresión que 'La Madre' otorga a la concepción de Auroville, el 29 de febrero de 1968. Allí está una comunidad intencionadamente internacional donde el designio noosférico de trascendencia de la consciencia humana puede ser experimentado y florecer sin inhibiciones o apegos a cualquier tipo de creencia religiosa o estatuto limitante de la tradición, tal como el matrimonio. El único prerequisito es la creencia en la Consciencia Divina hacia la cual la humanidad aspira conquistar, más bien a pesar de sí misma. "Pasó ya la época de las religiones. Hemos entrado en la era de la espiritualidad universal, de la experiencia espiritual en su pureza inicial".('Enseñanzas de Sri Aurobindo", p.62). A través de los esfuerzos de 'La Madre', Auroville fue capaz de florecer como el laboratorio de evolución humano liberado de los convencionalismos morales sociales.

'No existe razón alguna para poner límites a las posibilidades evolutivas basándose en el estatus orgánico actual o de existencia del momento y considerarlo con el cenit o el final de la evolución humana. El animal ha sido el laboratorio en el cual la Naturaleza ha fabricado al hombre; el hombre bien puede ser el laboratorio en el cual la Naturaleza fabrique al Súper Hombre, la liberación del ser divino que es el Alma Humana, la evolución de la Naturaleza Divina del Hombre'.(XXVII, p.380, Tomado de 'Aurobindo, escritos esenciales, p. 45).

Si tal es la naturaleza del diseño del Hombre, entonces la Noosfera como la Mente Suprema será tan divina como lo es la Naturaleza y el Lugar en que el esquema evolutivo de las cosas se da. Lo que la visión de Sri Aurobindo y 'La Madre' proyectan sobre la noción de Noosfera es que ella representa un estadio necesario en la universalización de la Humanidad de camino hacia la Unidad, y a la vez se transforma en el suelo fértil para el descenso de la misma Mente Suprema.

Antes de adentrarnos en una comprensión más profunda de la terminología que utiliza Sri Aurobindo y captar la consciencia y la evolución divina, oigámosle hablar de la naturaleza de la universalización, porque si algo es noosfera es la universalización de la consciencia, la disolución de todas las barreras que ahora crean tanto daño con el sentido de separación, de conflicto y enfermedad en el seno de la raza humana.

'El hombre ordinario vive en su propio consciencia personal conociendo las cosas a través de su mente y de sus sentidos en la medida en que los toca mediante la palabra que se halla fuera de él, fuera de su consciencia. Cuando la consciencia se sutiliza comienza un contacto directo con las cosas, otra forma de conocimiento, no sólo con sus formas y los impactos sensoriales sino un contacto con lo que contienen, pero todavía será en un rango relativamente pequeño. No obstante esta consciencia puede agrandarse y comenzar a entrar en contacto con un universo de cosas en el mundo, y luego como si fuera ellas - es como decir ver el mundo como una unidad- y estar de alguna manera identificado con ellas. Ver todas las cosas en el Ser y al Ser en todas las cosas- ser al ser en todo lo que es, conociendo directamente los diferentes planos, sus fuerzas, sus seres- ésto es la universalización.' (XXII p.317, tomado de 'Aurobindo, escritos esenciales', p.54)

Esta descripción define los estadios separan la consciencia egoica personal en la cual todo está externamente orientado o es entendido de manera exclusiva como algo que está allá fuera, que es externo, del estado en que se toma en consideración el sentido interno de las cosas, para finalmente disparar la gran mutación de la consciencia en la cual la distinción entre el ego y el otro, el sujeto percibidor y el objeto percibido, se difumina y las percepciones se transforman al ser cósmicamente engrandecidas por la vivencia del "un único ser presente en todas partes".

Para captar mejor la contribución de Sri Aurobindo a nuestra comprensión de la naturaleza de lo que entendemos por Noosfera, un estadio o condición evolutiva de la consciencia - la Mente Suprema - vamos a repasar la sistematización de la consciencia que él nos ha legado y también trataremos el concepto de la "Vida Divina". Hay que destacar y recalcar en Sri Aurobindo su aportación sistemática en mostrarnos el proceso de rendición de la naturaleza y la evolución de consciencia, Materia y Mente Ignorante, a la consciencia Supra Mental Divina. La Noosfera (Mente Suprema) es colocada dentro de un contexto de evolución espiritual en vez de ser simplemente la conclusión a la que llega el proceso transformador de la combustión Bio Geo Química de la Biosfera (Vernadsky, n.t.), algo que también se da. Y ahí tenemos un punto clave en el cual ponemos todo nuestro énfasis y motivación de esta exposición. Asumiendo esta óptica veremos que si proseguimos el estudio cuidadoso del pensamiento de Sri Aurobindo su esquema evolutivo está perfectamente alineado con la Ley del Tiempo y la 'evolución del tiempo como consciencia, que es el descenso de lo Supra Mental que dispara la transición biosfera-noosfera'.

En un nivel más simple y sintético, Aurobindo habla de "La estructura de 7 Acordes en el Ser". Resulta interesante que observemos como Sri Aurobindo apela a este principio del poder del 7 que corresponde a la ratio de estructuración cosmológica de la Eternidad, y en ella yace la raíz de toda manifestación cósmica, tal como expone la Ley del Tiempo. En ciertos pasajes del Rig Veda se cita también esta estructuración en 7 partes del Eterno, fuente del drama del Alma en su involución en la materia y posterior evolución dentro y fuera de ella. La relación con el Tiempo y el número 7 son citados en estos Veda: 

"En la ignorancia de mi mente, suplico que estas Divinas etapas sean colocadas en el interno. Todos los Dioses conocidos han adoptado un Infante de un año y han tejido sobre el 7 telas."

El poder del número 7 se extiende al número de capítulos en cada uno de los dos volúmenes de "La Vida Divina".   Cada volumen contiene 28 capítulos, y cada volumen tiene un capítulo dedicado al poder del 7. "La estructura de 7 Acordes en el Ser" Capítulo XXVII del primer Volumen (La Vida Divina, pp. 262-270), y "Saliendo de la estructura de 7 partes de la Ignorancia hacia la estructura de 7 partes del Conocimiento", Capítulo XIX del segundo Volumen (La Vida Divina, pp. 726-741 edición en inglés). Fijándonos en la numerología de los 2 capítulos citados, 29 y 19, veremos que el 27 representa el poder de los 9 Señores del Tiempo, la "estructura de 7 partes" del capítulo XIX (19), nos muestra los 2 primeros números primos, 7 y 19 sobre los que se asienta el código matemático de la matriz de la Ley del Tiempo, el Módulo Armónico o Tzolkin de 260 unidades. (Véase: Argüelles, 19=260, La Ley del Tiempo y el Sagrado Corán, un manuscrito no publicado que está en los archivos de la Fundación para la Ley del Tiempo).

La concepción que Sri Aurobindo maneja, estructura de 7 Acordes del Ser, corresponde a la formula fundamental 4:7::7:13. O sea, el número 4 ocupa la posición central en la secuencia de números del 1 al 7, dejando a cada lado del número 4 dos grupos de 3 números: Uno elevado, de nivel puramente divino, Ser, Consciencia, y Bendición (correspondiendo al principio Védico-Hindú de Sat-Chit-Ananda), y una triada en el plano sensorial bajo, Materia-Energía-Vida. Este principio de 4 y del 7 queda nuevamente reflejado en el Rig Veda de esta forma "Y encontróse con el vasto Pensar de 7 cabezas nacido de la Verdad; creó el cuarto mundo y devino universal ..."  Si bien la tríada baja puede ser considerada como poseedora de una tendencia o principio ascendente, el principio elevado posee un poder descendente. El descenso de la tríada o trinidad superior correspondería con el quantum telepático primario - la telepatía considerada en le plano de lo Supra Mental - y la tríada baja ascendente como el quantum sensorial. Entre ambas está el cuarto término medio catalítico, la Mente Superior. Muy cercana a ella y relacionada con ella está la Mente Suprema (Noosfera), de la que se puede decir que es la Mente Superior funcionando en un plano existencial finito.

Considerando a esta "estructura de 7 Acordes en el Ser" una especie de armazón podemos construir una síntesis de la vasta conceptualización de la consciencia que elabora Sri Aurobindo. (Ver gráfico). En esta elaboración veremos que por encima de todo está la Consciencia Divina o Todo lo Que Es Verdad-Fuerza. También habla de Dios, y a veces este concepto parece un tanto estático si lo comparamos con la dinámica que ha elaborado sobre la evolución del Alma. Entonces la palabra "Consciencia Divina" es realmente el "Absoluto Supremo". Siendo un principio cósmico trascendental unificador de la totalidad, esta Consciencia Divina tiene un aspecto de Supra Mental, otro de los términos que usa Sri Aurobindo. Supra Mental significa "más allá de la mente". O sea, existe una consciencia que depende de la mente, pero existe una consciencia más allá de la mente misma. Un reino en el cual el error y la ilusión no están presentes. Lo que la Materia, la Energía y la Vida aspiran es Supra Mental, la elevada mente no egoica. Esta aspiración o movimiento hacia lo Supra Mental es inevitable pero tiene un carácter inconsciente, o la existencia samsárica de 'ensayo y error'.

Tenemos un planteamiento en el cual el principio de la Conciencia Divina es la "Mente de Dios", abarcando las dimensiones elevadas así como las bajas dimensiones de todo el universo cósmico. Su naturaleza es Sat-Chit-Ananda - "Ser- Consciencia - Bendición". Son cualidades que impregnan todo el universo Supra Mental. Es el Reino del Puro Espíritu. Echando mano de la tradición Sufí, concretamente del poeta filósofo Ibn-al-Arabi y su visión teofanista, este Puro Espíritu del Sat-Chit-Ananda no queda satisfecho hasta que ha descendido y espiritualizado todo el reino inferior de la existencia. El cumplimiento de tal espiritualización de los reinos de dimensiones más bajas por el principio del Sat-Chit-Ananda concuerda con la realización de la aspiración última del Alma de los reinos inferiores que cumple su impulso innato de tendencia a la perfección. Es la aspiración humana acompañada por la revelación divina conocida en todas y cada una de las formas de espiritualidad que han existido.

Para lograrlo los tres factores de la trinidad superior llegan a la existencia a través de un estado intermedio de la Consciencia, la Mente Superior. Toda Mente es al final una Mente Superior, pero para que su descenso en la materia se cumpla - la involución del espíritu - la Mente Superior debe transformarse en una sencilla Mente de Ignorancia. Pero antes de que se produzca este acto y siendo independiente de él esta Mente Superior es la "CREADORA" de todo aquello que es visible o sensible en el reino de la manifestación. Ello debido a que esta Mente Superior está en función del océano autoexistente de conocimiento que es el resultado de la autoiluminación de la Consciencia Divina. Este océano de conocimiento es el origen de la Gnosis reveladora y de todas las consciencias Gnóstica, el más elevado reino superpersonal de la consciencia del ser en evolución que ha entrado dentro de la Mente Suprema o Noosfera. La personalidad mística de tipo gnóstico ha sido siempre la vanguardia en estos asuntos.

"Es en verdad posible que sea esta mística u ocultismo incipiente el que fuera el creador de todo tipo de religiones e impusiera sus descubrimientos secretos en forma de creencias, mitos y prácticas en la mente de la masa de humanos. La recepción de las intuiciones de la Naturaleza se produce a través de individuos y a partir de ellos se expande o derrama a la humanidad que los sigue."(La Vida Divina, p. 869)

El individuo creativo evoluciona ascendentemente y siempre está guiado por esta Mente Superior y, en función de su aspiración individual, va recibiendo "las intuiciones de la naturaleza" procedentes del vastísimo banco de conocimiento autoexistente que informa a esta Mente Superior y que es accesible por mediación de la Mente Suprema Noosférica, facilitando así sus esfuerzos para 'regresar a la Fuente Divina'. Esta Mente Superior es la Fuente de todas las realidades, la mente cósmica universal, el suelo fértil de toda consciencia, el alaya o almacén de la consciencia, tathagatagarbha, el útero de los Budas. Es ésta Mente Superior la que percibe al perceptor que se ha adentrado en el samadi meditativo.

La Mente Superior es el vehículo de manifestación de la Mente Suprema Noosférica en el plano finito de existencia planetaria, al menos en aquellos planetas capaces de lograr una síntesis de Materia, Energía y Vida. Sólo alcanzando el estadio de la Mente Suprema (Noosfera) se consigue llegar a esta Mente Superior. Para la Mente Suprema resulta en un descenso de la Mente Superior, y el descenso en la consciencia se invierte. La Mente Suprema como Noosfera es un estado intermedio de la consciencia que acomoda en el momento correcto el ascenso del Espíritu que se debate en sus esfuerzos elevadores a través de la Mente de la Ignorancia.

Sabemos por nuestras propias investigaciones que la Noosfera, la Mente Suprema supernatural de la Tierra, aporta una matriz de reformulación de todas las realidades. Esta reformulación en un plano finito toma forma en la envoltura llamada Banco Psi Planetario, una estructura de posibilidades de pensamiento y ser registradas como un patrón numérico que totaliza 2080. Este número es crítico porque está codificado por el número de codones de ADN, 64, y la medida del Tzolkin o matriz de la Ley del Tiempo, 260 . Si sumamos 1+2+3+4+5+6+7+8...+64 = 2080; 260 x 8 = 2080; 8 x 8 = 64, el cuadrado mágico que pulsa 260, ésto es todas sus filas suman 260. 260 = 13 x 20 matriz de tiempo de 4ª dimensión. (Véase: Argüelles, La Tierra en Ascenso, 1984, 1996)

Es mediante la plena realización de la mente individual que queda unificada por esta matriz que la Noosfera - Mente Suprema - consigue su iluminación, haciendo posible el posterior ascenso pleno a la Mente Superior. Con todo, lograrlo no es una simple cuestión de evolución.

La transición a la Mente Superior mediante la Mente Suprema es un pasadizo que va de la naturaleza que nosotros ahora conocemos a la Supernaturaleza. Por ello es una tarea imposible de realizar por parte de la mente individual, una aspiración personal que sin ayuda se convierte en una empresa imposible, nuestro esfuerzo pertenece a los poderes inferiores de la naturaleza, y el poder de la ignorancia no puede lograr por su propio esfuerzo, dones, o métodos disponibles aquello que está más allá de sus propios dominios o naturaleza. (Vida Divina, p.291)

Aquí regresamos a la cuestión que planteábamos al comenzar estas reflexiones: "¿Cómo podemos captar esta consciencia que es mayor que la más elevada consciencia que podemos experimentar? ¿Cómo podemos nosotros los humanos en nuestra consciencia individualizada dar el salto a la consciencia planetaria?" Para cualquiera de nosotros el logro de la Noosfera representa un ascenso de consciencia, una liberación del estado evolutivo inferior del estrato de la consciencia hacia un estado más abarcante y unificado.

Todas las ascensiones previas se han dado mediante una Fuerza-Consciencia secreta que opera primeramente en el Inconsciente y luego en la Ignorancia: se ha elaborado en base a la emergencia de sus poderes internos, poderes guardados detrás del velo y superiores a formulaciones naturales anteriores. Aún así ha sido necesaria la presión de los mismos poderes superiores actuando desde sus propios planos naturales. Estos planos superiores crean su propia base en nuestras partes subliminales y desde ahí son capaces de influir el proceso evolutivo de la superficie. la Mente Suprema y la Mente Superior también están involucradas y ocultas en la naturaleza-tierra...

Para que los principios que acogen la Mente Suprema y la Mente Superior emerjan a través de su velo de secretismo el ser y los poderes del SuperConsciente deben descender dentro de nosotros y elevarnos y cobrar forma por sí mismos en nuestros seres y en nuestros poderes. Tal descenso es la 'conditio sine qua non' para la transición y transformación. ibid.

La Súper Consciencia entró en el plano de la Mente de la Ignorancia en 1926 y sacó del ocultismo a la noosfera, antes accesible sólo por el consciente subliminal interno de la humanidad. El actual descenso de la Mente Suprema, no sólo como concepto de la Noosfera sino como su plena encarnación dentro de un ser humano individual se produjo en Sri Aurobindo. Con una simple cerilla puede encenderse una luz que podrá ser contemplada desde más de mil kilómetros. Se ha reactivado la presión desde los altos planos de existencia que estaba en una condición de hibernación en la raza humana. Esto significa la gnosis reveladora, el impulso no sólo de lo natural sino de lo Súper Natural que ha guiado a todas las religiones, a los espiritualistas, místicos y, también, las percepciones científicas de la humanidad en medio de sus devaneos y lagunas atravesando esta larga noche de pruebas inconscientes.

Este descenso de la Mente Superior siguió en "La Madre" en 1956, la 3ª transformación, y la posterior fundación de Auroville, en 1968. La rápida venida de la Noosfera era ya inevitable. Nuevamente en 1955, se publicaba El Fenómeno del Hombre de Teilhard de Chardin (apareció en inglés en 1959), colocando el concepto de noosfera en la consciencia de un pequeño colectivo de humanos despiertos. En Rusia, también, después del fallecimiento de V.I. Vernadsky en 1945, la noosfera iba ganando mayor crédito científico y filosófico. Con el trabajo de Oliver Reiser, Humanismo Cósmico, publicado en 1966, y con La Planetización de la Consciencia en 1970 de Dane Rudhyar, el camino quedaba expedito y libre para que comenzara la comprensión de la elevada consciencia planetaria - la Mente Suprema es el siguiente paso inevitable en el ascenso hacia la Mente Superior.

En 1969 sucedió algo que colocó a la Tierra como Sistema Total en la mente y la consciencia de la humanidad como totalidad, y ello fue la visión del planeta Tierra desde el Espacio transmitido en vivo por la televisión. Esta percepción colectiva de la imagen de la Tierra hizo posible el siguiente paso avanzando a la realización tangible. Este paso siguiente involucraba la transformación síquica de unos pocos individuos que actuarían como una ignición de una transformación síquica colectiva de una minoría crítica de miembros de la raza humana. Lo cual define uno de los objetivos del Proyecto Noosfera II.

Ahora es posible hablar de la Mente Suprema de la Noosfera, pero la Mente Suprema es la bajada de y el ascenso a la Mente Superior. La Mente Suprema se refleja en la Mente Superior, formulada como una mente individual o plano de consciencia. Podemos pensar en la Mente Suprema-Noosfera como la mente individual del Planeta Tierra, y nosotros somos entidades que lo activaremos. Pero para ello necesitamos disolver nuestras ficciones separatistas para ser Una Mente a partir de lo que ya somos ahora. De esta manera la Mente Suprema constituye el Hemisferio de Consciencia Planetaria Superior, siendo el Hemisferio Inferior Planetario de Consciencia la Mente de la Ignorancia.

Dentro de la Mente Suprema-Noosfera toda contradicción coexiste y es resuelta de manera armónica. Y ello porque se trata de una sola mente como si fuera una sola entidad, un ser unificado, en el que existe la máxima unidad. La Tierra es un Ser vivo unitario de múltiples sistemas. Todos los subsistemas de la tierra cooperan sintetizando un grandioso orden. No hay dos o más mentes, o dos o más biosferas, sólo existe Una. Y es Una sola mente, que cuando es plenamente consciente representativa de la Mente Superior permite a la Mente Suprema experimentar la consciencia cósmica completa.

Por último y para comprender más claramente aún la necesidad de que la Mente suprema juegue un papel en nuestro continuum evolutivo en dirección a la Fuente Divina vamos considerar el espectro de consciencia más bajo, su estadio inferior, o sea, el Hemisferio Planetario Inferior (ver gráfico, n.t.) o Mente de la Ignorancia. En este reino Sri Aurobindo es especialmente iluminador. Este tipo de mente es en verdad el terreno de juego de lo Maya como ilusión, y en él aparece la Mente de la Ignorancia. En ella lo que predomina es el forcejeo constante de la mente subdividida en egos separatistas que crean toda una colorida gama de tonos ficticios de tipo dual, o lo que podemos identificar en el mundo actual como los nacionalismos, el tribalismo, las sectas religiosas, y los conflictos ideológicos y políticos que contraponen diferentes formas de ver el mundo. En este terreno de juego experimentamos la Consciencia atomizada en casi 7.000 millones(población humana estimada del planeta para el 2008, n.t.) de unidades egoicas de ser. La máxima expresión de la desunión de la mente, una completa experiencia de lo DIFERENTE o distinto opuesto a una experiencia totalmente contrapuesta del UNO.

De estos casi 7.000 millones, hay algunos que se esfuerzan por experimentar el UNO, experimentar un regreso al origen. Como ya hemos señalado, son los místicos quienes están en la cabeza de los mayores cambios de consciencia. Entre estos 7.000 millones los hay que son muy místicos. Por otra parte, casi toda la literatura que existe en torno a la aspiración humana de iluminación, liberalización y realización de Dios Interior está redactada en un idioma que por fuerza empieza con la cuestión de la Mente de la Ignorancia. Como si fuera escrita sobre una bolsa de papel, la bolsa de papel de la Mente de la Ignorancia. Todas estas visiones contemplan la ignorancia como una inmersión en la ilusión, "el juego de Maya". Si no existiera esta Mente de la Ignorancia surgiendo del océano del inconsciente cósmico esta técnicas y métodos para penetrar el velo y alcanzar la luz del otro lado no existirían. Este velo marca el Umbral de la Luz que separa el Hemisferio Superior de la Mente Suprema del Hemisferio Inferior de la Mente de la Ignorancia (ver figura).

Dentro del contexto de la tríada inferior, la Mente de la Ignorancia es la característica de Vida procedente en sentido ascendente de la Materia y la Energía, recordando sus orígenes y punto de regreso. Así sucede que durante eones los místicos han ido desarrollando métodos y enseñanzas para penetrar el velo de la ilusión, de definir la Fuente y elaborar una pauta para alcanzar esta Unidad una vez más. La más elevada de estas enseñanzas declara que tal Unidad jamás se ha perdido. Dado que uno es incapaz de separarse de sí mismo. Queremos destacar que tales enseñanzas están ahí para ayudar al ser humano no para escaparse, porque no existe posibilidad alguna de escapar, sino de adentrarse en la consciencia de los diferentes eslabones que componen la secuencia de estadios que pavimentan el camino de la evolución de la consciencia. Así pues, es vital definir y preparar el siguiente paso o estadio de esta cadena evolutiva de la consciencia.

Para este fin todas las técnicas de yoga y meditación están dedicadas, para llevarnos hacia arriba a la Mente Superior. Ya sea raj yoga, karma yoga, yoga tibetano, shamatha vipassana, zen y dzogchen, prácticas de tantra y varias otras formas de meditación teofánica tipo dhikr, la remembranza de Dios. Somos, tal y como escribió Sri Aurobindo, 'seres en transición'. La iluminación no es el final de la cadena de eslabones evolutivos, el límite final al que llega el potencial humano, sino que es el estadio en el cual los seres humanos despertamos de nuestra ignorancia hacia nuestra verdadera naturaleza. Pero es sólo a escala individual. No existe algo así como una iluminación última absoluta en la que se produce la detención de la evolución. Todos estamos fluyendo estemos iluminados o no. Ahí está el motivo por el cual el Dalai Lama es un trotamundos peripatético. En realidad la siguiente parada es la Mente Suprema, que traducido a términos planetarios es : el advenimiento de la Noosfera. En ella no existirá un Tíbet libre porque el Tíbet ya será libre.

Los singulares esfuerzos de personas como Vladimir I. Vernadsky, Pierre Teilhard de Chardin, Oliver Reiser y Dane Rudhyar, el territorio ha sido marcado. Instrumentos tan singulares como Sri Aurobindo y la Madre han encarnado de manera empírica el siguiente estadio de la evolución de la consciencia. El descubrimiento de la Ley del Tiempo, acaecido después, apuntan al momentum del ascenso a la Mente Suprema-Noosfera, y al descenso simultáneo de lo Supra Mental. Este descenso de lo Supramental es hoy por hoy de una cualidad intrínseca de naturaleza sincrónica, el orden sincrónico, que se convierte en el "mapa topográfico" del territorio de la Mente Suprema. El Orden Sincrónico describe y permite acceder a todo el caudal de posibilidades para todas las realidades de la Tierra en la medida en que todas ellas están relacionadas con el Tiempo. 

Aquí nuevamente, en este vasto y abarcante nido de la consciencia más allá de nuestra limitada percepción individual, es donde Sri Aurobindo ha bosquejado el descubrimiento de la Ley del Tiempo. En el capítulo final de su monumental obra 'La Síntesis del Yoga', que tituló "Hacia la Visión Supramental del Tiempo", establece la polaridad básica en cuanto a la naturaleza del Tiempo, percepción que también sintetiza la Ley del Tiempo:

"Todos los seres, conscientes, avanzan en su conocimiento, de manera secreta en cuanto a nuestro nivel perceptivo actual, abiertamente al llegar más allá, en los reinos espirituales y supramentales, entre 2 estadios y poderes de existencia, aquellos dominios del Infinito atemporal y aquellos dominios en los que el Infinito se comba sobre sí mismo y queda organizando todas las cosas en Tiempo. Estos dos estados son opuestos e incompatibles sólo por la percepción de nuestra lógica mental que siempre queda embarrada en falsas concepciones contradictorias y confrontando oposiciones eternas. En realidad, lo que nos encontramos al contemplar estas cosas con un conocimiento fundamentado en la identidad SupraMental y su visión correspondiente, pensando a lo grande con una lógica flexible y profunda, cercana a aquél conocimiento, tales estados o dimensiones coexisten y son concurrentes y mueven la misma verdad del Infinito. El Infinito atemporal contenido en sí mismo, en su eterna verdad del ser, más allá queda su manifestación, todo Él manifestado en Tiempo. Este Tiempo Consciencia mismo es en sí mismo infinito y mantiene en sí mismo una visión de totalidad y de particularidades, de sucesión móvil o momentos de inflexión y total estabilización de la visión, o lo que es lo mismo, un paisaje interior que se nos presenta como 'el pasado de las cosas', su presente y su futuro." Síntesis de Yoga, p. 853(edición en inglés, n.t.)

Todos necesitamos esta percepción si hemos entrado a considerar la naturaleza y principios del Banco Psi como el regulador Tiempo Consciencia de las posibilidades infinitas que se producen en la Noosfera o Mente Suprema. El Banco Psi regula los cambios tanto de forma como de consciencia pautándolos en una dinámica evolutiva a través de varias mutaciones y permutaciones, con todo, permanece estable y constante con sus 2080 unidades estructurales. Y mantiene su 'presentación' de lo que nos parece como pasado, presente y futuro de las cosas. Como una descripción de las 2 polaridades del tiempo coexistentes de alguna manera resume la naturaleza de la Mente Suprema o consciencia Noosférica. Para el descenso de la Súper Mente dentro del finito planetario debe haber un protocolo ordenado en el cual todas las realidades posibles contenidas en la Súper  Mente se coordinen dentro de la Mente Suprema (función del Banco Psi), mientras tanto, se manejan simultáneamente todas las posibilidades en la instantaneidad del No-Tiempo.

A medida que avanzamos en la evolución hacia la Noosfera-Mente Suprema descubriremos inevitablemente que somos cada uno de nosotros un divino perceptor, o como había entendido el místico Sufí Ibn al-Arabi, entenderemos que nuestras almas son los órganos sensoriales de Dios.

"Si vemos a los Poderes de Realidad como las múltiples Cabezas de Dios podremos afirmar que la Mente Suprema (Noosfera) libera millones de Cabezas de Dios a la acción, cada una de ellas con el poder de crear su propio mundo, cada mundo capaz de relacionarse, comunicarse, e jugar con los demás." Vida Divina, p.280 , de Sri Aurobindo

Estas Cabezas de Dios son los potenciales divinos yacentes dentro de cada individuo humano. Todos ellos manifestaciones de un sólo Dios. Muchos saben que ésto es así, pero pocos lo han experimentado en este sentido, y como resultado la humanidad sigue inmersa en la Mente de la Ignorancia. El remedio para este ahora es experimentar que cada Cabeza de Dios es al mismo tiempo la manifestación del Dios Uno o Consciencia Divina. Esta cuestión viene ase lo mismo que experimentar el tiempo como el Infinito Sin-Tiempo (eterno) y en el mismo instante la organización de todo en el Tiempo por el Infinito. Aquí yace la esencia de la experiencia de la Sincronicidad, en ella captamos la simultaneidad de un evento particular, y la totalidad del ser al conectarnos con la grandiosa telaraña de acontecimientos en el mismo momento de tiempo. Tales experiencias nos preparan para una percepción holística en la cual experimentamos la Unidad aún en estados profundamente contradictorios.

"La Consciencia de la Mente Suprema (Noosférica) está dotada de un proceso cognitivo de carácter global y puede manejar cualquier número de diferencias seminales fundamentales en un visión reconciliadora... Para la Inteligencia de esta Mente Suprema (Noosférica) se trata de poderes separados de la Existencia Una que pueden perseguir su auto-afirmación independiente y pueden mantenerse unidos en su independencia y en su unión de diferentes estados de consciencia y ser de tal modo que todos sean válidos y coexistentes.", p. 281

Esta es la suprema expresión de la paz mundial como estado de consciencia. Las prácticas de meditación del tipo Dzogchen preparan al individuo para este nivel individual, pero para estar en un colectivo común experiencial mutuamente compartido a través del conocimiento telepático al instante ya es otra cuestión. Nuevamente estamos ante una de las características de la Mente de la Noosfera. Como ya sabemos, una de las Funciones de la Ley del Tiempo es hacer consciente lo que es inconsciente y elevar al frente de la actividad consciente de la humanidad aquellos poderes latentes de la telepatía y otras capacidades paranormales. Sri Aurobindo, por supuesto, está en ello al aportar tal comprensión del Sentido SupraMental.

Porque cuando la mente es tranquilizada y purificada por la pura psique liberada de la insistencia del deseo del alma ... ahí está la pura acción de la verdadera consciencia síquica y sus poderes, la recepción de la experiencia síquica en su pureza ... y capaz de una elevadísima spiritualización y luz. El poder completo y la verdad, por otra parte, puede proceder únicamente de la apertura de la Súper Mente y de la supermentalización de la experiencia síquica y mental.

"El rango de la consciencia psíquica y sus experiencias es prácticamente ilimitable y la variedad y complejidad de sus fenómenos casi infinito ... pero el sentido síquico también tiene el poder de ubicarnos en una comunicación más directa con los seres terrestres o supra-terrestres a través de su psique o de sus cuerpos síquicos o con las cosas mismas, porque las cosas también tienen una realidad y almas o presencias sobre las que se manifiestan de tal manera que podemos comunicarnos con su consciencia síquica." Síntesis de Yoga, pp. 844-45

Según la Ley del Tiempo, la liberación y armonización de la energía humana por el hecho de ubicarse en la frecuencia de tiempo correcta, la frecuencia natural universal 13:20 y no la artificial 12:60, abrirá la psique al campo de telepatía universal. Este campo es la cualidad de la noosfera en sí misma, porque no existe otra manera de que la esfera planetaria de la Tierra - La Mente Suprema - sea comprendida como una mente única si no es en función de la telepatía universal, y canalizando la fenomenología paranormal o síquica. La noosfera es un plano de consciencia tendrá una textura síquica y funcionará en nuestra existencia tri-dimensional en esta etapa fina del ciclo histórico que tanto se ha adentrado en la profunda y abarcante desespiritualización y consciencia materialista. Parece que es una inspiración de Sri Aurobindo en el sentido de que lo síquico es uno de los planos constituyentes de la consciencia, "Unido y dependiente del plano terrestre."

"Existe una escala continua de planos de consciencia, empezando con el síquico y otros cinturones asociados a él y dependientes del plano terrestre y procedentes de mundos independientes vivos y mundos síquicos de mundos de dioses y lo más elevado supermental y espiritual de los planos de existencia. Y éstos están actuando siempre nosotros de manera subliminal y sin que nos percatemos de ello con nuestra mente limitada y con unos efectos considerables sobre nuestras vidas y sobre la naturaleza... El despertar de la consciencia síquica nos permite la transformación de tal manera que seamos conscientes de tales poderes, presencias e influencias tanto en nosotros como en nuestro entorno; y si con nuestra mente impura e ignorante o imperfecta este contacto producido sin que nos percatemos de él tiene sus peligros, nos van a permitir, si los usamos correctamente y los dirigimos, pasar de ser el sujeto a ser su maestro y entrar en una posesión consciente y auto-controlada de los secretos internos de su naturaleza ... El despertar de la consciencia síquica nos libera en dirección al uso de la mente como un 6º sentido, y su poder puede ser constante y normal ..." Sintesis de Yoga, pp. 846-847.

La Noosfera-Mente Suprema es en esencia 'el hacer permanente y normal' esta mente como un sexto sentido. De la misma manera en que usamos los ojos y los oídos para orientarnos, sólo podremos obtener impresiones sensoriales síquicas a partir de que es información síquica o daño emocional, hay una enorme diferencia con la situación en la cual nuestra mente es el órgano sensorial de lo síquico que nos aporta información directa, la que ahora conseguimos por inferencia y ello con escasa precisión. La manera en que cambiará nuestro modus operandi como seres humanos elevándonos y separándonos de la imprecisión de 7.000 millones de mentes individuales intentando expresarse adentrándonos en la grandeza monumental de la mente única orientando adecuadamente la dirección de estas 7.000 millones de unidades - o cualesquiera de ellas que actualmente hagan de la Noosfera su siguiente plano en la evolución de su consciencia.

"En sus poderes originales y en su dinámica de ejecución la Mente Suprema (Noosfera) es un organizador de muchas potencialidades de la existencia, cada una afirmándose en una realidad separada, pero todas ellas capaces de enlazarse unas con otras en múltiples y simultáneas formas, un mágico ensamblaje puesto a punto para ondear la espiral multicolor (Ver Tierra en Ascenso de Valum Votan, José Argüelles, Mapa nº 42, "La Disposición del Banco Psi y el entramdo Holonómico") de manifestación de una entidad en un universo complejo". Vida Divina, p.282

Es imprescindible enfocarse en que Mente Suprema-Noosfera tiene la dinámica de una entidad discreta en medio de un universo complejo. Tal mente, como reflejo de la Mente Superior, no puede ser dividida una vez más. Sólo las pequeñas mentes operando dentro de la Mente de la Ignorancia pueden experimentar esquizofrenia dado que no son capaces de captar su totalidad sin la guía contextual que aporta una mente grandiosa y abarcante. Sólo hay una base para la consciencia, y un único campo planetario, de ahí que finalmente habrá una única consciencia unificada.

Cuando vemos un mapa del mundo o un globo terráqueo, parece que hay muchas zonas o partes, únicamente hay un océano a partir del cual las masas continentales emergen en ciertos puntos, y finalmente sólo existe una única masa de tierra firme, mayormente sumergida, aunque se eleva encima del nivel del mar. Pero todo es uno. La isla de Ceylán, desde la óptica de la geografía, no está en guerra con la isla de Madagascar. Cada una está armónicamente ubicada. Coexisten en una condición de sublime indiferencia. Será entonces cuando la Noosfera-Mente Suprema como entidad de consciencia sea la fuerza consciente operando en el siguiente estadio de la evolución de la consciencia - sin que haya partes de esa mente unificada que sientan tener la necesidad de competir con o estar en guerra con otras partes de la mente o sus variadas conceptualizaciones.

"No hay exclusiones ... cada dios conoce a todos los demás dioses y su lugar de existencias; cada idea admite otras ideas y su derecho de ser ... Para la Mente Suprema (Noosfera) ... todas las religiones adquieren su certeza a partir de desarrollos de la Religión Eterna, todas las filosofías pueden ser válidas si se enraizan su visión en el universo, todas las teorías políticas con sus prácticas pueden legitimarse trabajando sin la Idea-Fuerza con la correcta aplicación y desarrollo práctico del juego de energías naturales". Ibid, p.283

Al contemplar tal mundo, o digamos que tal campo mental de ámbito planetario, en el cual la autonomía de cada unidad síquica tiene garantizado su derecho de ser y manifestar sus necesidades, sabiendo que el campo de operaciones de la totalidad le aportará las reservas correctas y las indicaciones adecuadas, nos damos cuenta que habremos entrado en una era de verdadera armonía - una unidad sicoplanetaria. Tal como comenta Sri Aurobindo "Una Mente Suprema Mundial (noosfera) será un mundo de armonía; el mundo de la Ignorancia en el cual vivimos es un mundo de forcejeo y falta de armonía". (ibid., p.284)

Dentro de la Mente Suprema-Noosfera que abarca todas y cada una de las polaridades complementarias en una totalidad, "El principio de la separación será tolerado de manera completa y llegará a sus consecuencias absolutas..." (ibid., p.284). De hecho, pudiera parecer que este principio de separación siguiendo su curso completo a escala mundial es la descripción exacta de nuestro tambaleante mundo de hoy en día- lo que Dane Rudhyar refiere como "la guerra civil del hombre". Porque en verdad, y como ya hemos indicado, no es el mundo quien está en conflicto, sino el hombre en el mundo quien está en guerra consigo mismo. Al mismo tiempo, que este estado de separación alcanza su más terribles consecuencias es un prerequisito para el descenso subsiguiente de lo SupraMental como el advenimiento de la Noosfera(Mente Suprema). Sólo al alcanzar tal grado de mortal auto-satisfacción y auto-división que la aspiración del espíritu debe encontrarse con la inclinación compasiva descendente de la Consciencia Divina en nuestro plano de Ignorancia superficial. Como Aurobindo ya ha dejado bien claro, tal descenso en el camino fue preparado de una forma misteriosamente oculta en nuestro interior, en cada uno de nosotros, para que la reclamemos desde ahí.

Pero es sólo por la evolución hacia nuestros poderes superconscientes de Verdad Cósmica y de la realidad en la cual son Uno, que la armonía y la unidad nos van a realizar dinámicamente en cada fibra de nuestro ser... La Mente Suprema (noosfera) y la SuperMente, además, deben alcanzar su final plenamente en sí mismas en su aparente oposición organizativa desde el oscuro infinito ... Mente Suprema, intuición  SuperMental ... estar secretamente presentes, ocultas activamente con destellos de emergencia intuitiva en la actividad de la mente, vida y materia ... Ibid., 285, 288.

Aquí llegamos al núcleo, al punto clímax de comprensión. La Noosfera es una etapa, un peldaño, un plano de consciencia dentro del continuum o espectro de la consciencia en la cual hay un movimiento en ambas direcciones: la aspiración, porque si no pedimos o tenemos aspiración de algo Superior, y luego está, el descenso, dado que únicamente mediante la divina compasión podrá el alma moverse hacia adelante en su viaje de regreso a la Fuente.

"Cuando la SuperMente se involucra se produce un cambio en toda la substancia del ser y mucho más en las características, poderes y movimientos de la naturaleza al encontrarse y unirse con esta luz supramental y poder descendente de lo Súper Natural ... Al establecerse firmemente estos principios supermentales y cósmicos como poderes de la Mente Suprema (Noosfera) y la Mente Espiritual acontece una seguridad procedente del ser mismo, basada en sí mismo, sobre la cual y mediante la cual llegará a su propia perfección. El proceso llevara a la coexistencia en la tierra de una jerarquía de estados de consciencia emergiendo desde la Mente y la vida física de camino al nivel espiritual supremo. Mente y humanidad mental quedarán como una etapa en la escalera de la evolución espiritual; pero hay más peldaños por encima de éste que se formarán y serán accesibles mediante la gradual encarnación del ser mental que podrá convertirse en una gnosis y cambio hacia la encarnación del Ser SuperMental y Espiritual." (Vida Divina, 962-63)

Quizás con descripciones como ésta estemos más preparados para contemplar la función y el propósito de la Noosfera como un estadio espiritual en la evolución del alma humana individual en el cual puede ser partícipe de la manifestación de una única alma del mundo, y seguir la evolución de manera colectiva hacia el Uno - en lo que es descrito por la Ley del Tiempo como "una masa radiosónica colectiva". En la llegada de la Noosfera vemos la intervención de la Mente Suprema - el descenso de la luz co-emergiendo con la manifestación Divina concertada mediante la aspiración de los seres. Es algo inimaginable para los seres con una visión del mundo exclusivamente materialista. Sin embargo, para quienes tienen el corazón abierto a cualquiera de los infinitos caminos de la religión eterna del amor es el siguiente paso. Y llevaremos al mundo con nosotros. El punto Omega 2012 está ante nosotros. Acerquémonos con un corazón y alma purificados y estemos listos para encontrarnos con el Divino Descenso cuando se presente en nuestro interior.

Estas reflexiones sobre algunos aspectos del trabajo de Sri Aurobindo dentro del contexto de la Ley del Tiempo han sido escritas como parte de la investigación que llevamos a cabo en Noosfera II. De ninguna manera pretendo haber llegado a comprender todo el trabajo de Sri Aurobindo, y si en algún momento he distorsionado o cometido errores someto la pureza de mis intenciones al Supremo Uno. Pensando en todos los seres que están laborando en esta hora oscura de paso del mundo por las profundidades de las sombras de la Mente de la Ignorancia que estas reflexiones nos inspiren y nos preparen mejor para la experiencia jubilosa que nos aguarda.

Dirección de Investigación de la Fundación para la Ley del Tiempo,
Santuario del Círculo Arco Iris
Kin 131, Mono Magnético Amarillo, Silio 21, Luna Entonada
Año Tormenta Cristal Azul (5 de diciembre de 2004 gregoriano)
54 aniversario de la muerte de Sri Aurobindo, 5 de diciembre de 1950
Documento de trabajo del Proyecto de Investigación Noosfera II

Principales textos consultados : Sri Aurobindo, The Essential Aurobindo. Editado por Robert McDermott. (Schocken Books, New York. 1973) 

Sri Aurobindo, The Life Divine.(Sri Aurobindo Ashram, Pondicherry. edición 10, 1977) 

Sri Aurobindo, The Synthesis of Yoga.(Sri Aurobindo Ashram, Pondicherry, edición 6, 1976)


Texto tomado de la web www.lawoftime.org de la Fundación para la Ley del Tiempo.
Movimiento 13 Lunas, Nodo Español de la Red de Arte Planetario.  www.13lunas.net     informacion@13lunas.net
Créditos de traducción: Kan Men, Kin 95, Jaume Oliver, RAP España. mallorca1320@13lunas.info

......................

© Año Mago 6 (2011) Fundación para la Ley del Tiempo