Galactic Research Institute of the Foundation for the Law of Time

Por Qué Necesitamos un Nuevo Calendario

Por el Dr. José Argüelles, Propuesta de Reforma del Calendario Universal,
Fundación para la Ley Tiempo

En el calendario gregoriano, el 24 de enero es el día de mi cumpleaños. Por ello tomé nota hace unos días de una reseña periodística. El titular decía: Lunes, 24 de enero, conocido como el peor día del año. Luego en el párrafo siguiente decía: "Los sicólogos británicos lo conocen como el día más depresivo del año". Eran los cálculos del Dr. Cliff Arnall, sicólogo de la universidad de Cardiff, Gales, Gran Bretaña, especialista en "problemas sicológicos estacionales" .

La noticia decía que el Dr. Arnall ha creado una fórmula que tiene en cuenta numerosos estados emocionales que conducen a la persona a su punto energético más bajo. Su modelo matemáticamente expresado es:

{W + (D-d)} x TQ
M x NA

Tiene 6 factores identificables: (W) weather= Climatología/Tiempo metereológico, (D) debt = Nivel de endeudamiento económico, (d) monthly salary = Ingresos monetarios, (T) time since Christmas= Días trascurridos desde la navidad, (Q) time since failed quit attempt = Periodo de tiempo trascurrido desde la última crisis, (M) low motivational levels = nivel de motivación, and (NA) the need to take action= obligación de tomar medidas.

Esta joya de la sicología moderna demuestra a la perfección cómo actúa e incide en nuestras vidas la programación contenida en el calendario, una microprogramación embebida en la cuenta del tiempo de la cultura o sociedad que la ha establecido. Esta fórmula matemática del ámbito sicológico no tiene ninguna posibilidad de afectar a ninguna otra cultura o sociedad que no esté gobernada por el calendario gregoriano, y en consecuencia, quienes están inmersos en una sociedad consumista programada en su calendario se ven sometidos a semejantes experiencias durante el último mes del calendario que los gobierna. Una experiencia dominada por una explosión consumista que se apoya en el final del año programado y que conduce a que los días de descanso vacacional programados son ‘redimidos’ de alguna manera, y según los análisis del Dr. Arnall, sin que se extiendan más allá de los primeros 7 días del nuevo año. La fórmula expuesta descansa íntegramente en la filosofía subyacente del calendario gregoriano: tiempo es dinero. Recordemos que la palabra calendario deriva del vocablo latino ‘calenda’, que significa libro de contabilidad.

La investigación sicológica de la que estamos hablando es del tipo "pensando desde dentro de la caja", es decir, no examina las coordenadas culturales ni los fundamentos debido a una debilidad de consciencia. O sea, que las investigaciones dan por asumida una serie de planteamientos adoptados como campo de trabajo esencial. La caja, en este caso, sería el calendario gregoriano, su programación mental autorepetitiva cada año. ¿Qué pasa si en el planteamiento sicológico que debatimos retiramos esta caja de programación del calendario gregoriano? El emperador queda desnudo.

Por supuesto que el Dr. Arnall ha efectuado sus investigaciones en el Reino Unido, así que sus hallazgos son válidos allí, o tal vez puedan ser aplicables a un mundo occidentalizado gobernado por el calendario gregoriano. No obstante, y a los efectos de relativizar y colocar en un contexto adecuado estas reflexiones del Dr. Arnall, veamos que sucede cuando consideramos la cuestión en una sociedad que no está regida por el calendario gregoriano. Veamos ¿qué pasa si en vez del 24 de enero fuera el 13 Dhul-hajj?. Hmm. Justo el final de la peregrinación anual Hajj a la Meca.(tradición de la religión islámica, n.t.) No hay depresión ahí, a menos que estés pensando en la invasión USA de Irak. En Hong Kong o Shanghai es el 15 Ding Jou, y pensarías "Oh, aún faltan 2 semanas para el fin de año!!" Vemos, concluyendo, que el Dr. Arnall presenta sus hallazgos sin preocuparse del contexto cultural, como si nada más pudiera suceder, universalizando.

Según las conclusiones del Dr. Arnall el calendario gregoriano programa la deuda, la depresión sicológica y la decepción espiritual. Y no hay poder alguno sobre todo ésto. ¿Cúal es el motivo de seguir usando una programación impuesta por el calendario que te abruma con la obligación de pagar tus facturas y que debes usar tu salario para compensar tus deudas? O peor aún, ¿porqué mantener una cuenta del tiempo con un síndrome de perdida embebido en él, como un alcohólico que no puede tenerse en pie, de tal manera que socava tus aspiraciones del nuevo año, según los cálculos del Dr. Arnall tan sólo una semana después del año nuevo? Sí, ¡es una catástrofe espiritual programada!

Añadamos a esto que éste para este año 2004 el 24 de enero es lunes. Lunes es el comienzo de la semana de trabajo, y siempre tiene un tono más depresivo que el viernes. Así que cuando el próximo año 2005 el comienzo de semana caiga en lunes 23 de enero, éste será el día más depresivo. Lo cual nos lleva a otra cuestión: La irregularidad extrañamente antiracional y la incoherencia que ordena el calendario gregoriano. No sólo programa a los humanos que lo usan para la depresión, temor a la deuda, y colapso espiritual, también los programa para aceptar la obnubilación de su mente al atreverse a pensar sobre el tiempo. Los días de la semana y los días del mes no están correlacionados. Es, por lo tanto, muy difícil hacer cálculos o elaborar agendas sobre este calendario. Afecta a nuestra mente de tal manera que nos vemos obligados a usar la nemotécnia de "30 días tiene noviembre, junto con abril, junio y setiembre, etc..." Tal es la forma de desenvolverse los asuntos en esta desesperada y dominante civilización planetaria de la Tierra, pero, ¿existe una vía mejor?

Necesitamos un nuevo calendario, un nuevo sistema para tratar el tiempo.

Por supuesto que una nueva cuenta del tiempo también significa una sociedad nueva y un forma nueva de hacer las cosas. Precisamente por ésto el mundo no tiene esta nueva cuenta del tiempo- a pesar de las apelaciones al sentido común y a los múltiplos nobles esfuerzos de la primera mitad del siglo XX. El problema fue que siempre hubo que esperar el vaticinio del Vaticano, del Presidente o del Congreso, o de Naciones Unidas para que apruebe la nueva cuenta del tiempo. Así las cosas la sociedad se ha convertido en muchísimo más compleja, los infortunios para que esta cuestión salga adelante han cesado. Esperar una decisión del staff político superior, ¡olvidémoslo!. La cuestión ahora es que cada individuo por sí mismo se rija por una cuenta del tiempo nueva. Ahí tenemos una solución. La manera de salirse de la situación desesperada y depresiva montada sobre el viejo calendario es comenzar a emplear y vivir regulados por un estándar armónico y que pueda programar expectativas de felicidad, porque la armonía es intrínseca en esta cuenta del tiempo.

Hablo desde mi experiencia. Yo no sigo la programación del viejo calendario gregoriano. Vivo amparado en un calendario que no tiene un 24 de enero, la fecha es Luna Resonante, Dali 15, no hay unidades del tipo setiembre, noviembre, junio o julio, y mucho menos lunes, martes, miércoles, jueves, etc. Toda superstición o mitología milenaria que cargan estos nombres está lejos de mí. Así que nada puede presionarme hacia la depresión. Pero tengo cosas nuevas que aprender y nuevos valores que programar en mi carácter y pautas de conducta. Valores como paz y armonía y cooperación, y júbilo. Puede que si me aplico a ello y cambio el calendario mi aniversario no tendrá ninguna connotación desgraciada nunca más. ¡No deja de ser una dulce ironía que formando parte del movimiento de cambio de calendario mi aniversario coincida con el "día de mayor depresión" del viejo calendario!

Desde 1989, estoy promoviendo una nueva cuenta del tiempo, una cuenta perfecta, armónica, de 13 lunas de 28 días cada una. La idea ya ha arraigado. Hoy por hoy, más y más gente en más de 90 países de todo el mundo están haciendo lo mismo. No esperan a que el Vaticano o las Naciones Unidas digan "Muy bien". Están siguiendo el nuevo calendario que saben les va a ayudar a ser más felices, seres humanos más pacíficos, y , si es adoptado por todos los seres humanos, traerá la paz a la raza humana. El número de personas que están adoptando el nuevo calendario crece y crece a medida que vemos las típicas noticias periodísticas repletas de desesperanza en el viejo Tiempo: "En el 2020 el terrorismo será más sofisticado e imposible de detectar." O bien, "Allá por el 2023 una 3ª parte de la población del mundo vivirá en tugurios." O bien, "Por el 2012 la Corriente del Golfo no existirá".

Como ven, un calendario que contiene una irregularidad desesperanzadora no puede ser programado para la paz y la armonía, sólo para la irregularidad. Y con una cuenta del tiempo en que la depresión y la regularidad están programadas cada dos por tres sólo añade más desesperación en un contexto mundial complejo donde la depresión, en boca de la Organización Mundial de la Salud OMS, se incrementa más y más y los empleos están atados a los ordenadores. El hecho es que resulta imposible guardar la información que nos aplasta, gigabitios de información en el 2002, que traducidos a libros, necesitarían más 37000 nuevas ‘Librerías del Congreso USA’ para contenerlas. Mentalmente nunca abarcarán ésto. El viejo calendario sólo fomenta la desesperación.

Éstas son sólo unas pocas razones por las que necesitamos un nuevo calendario. Nuevamente hemos construido la torre de Babel. Mucho hay sobre lo que decidir y hay que ser capaces de discriminar, no podemos seguir pensando de la misma manera. Tenemos que empezar una vez más de cero, con un programa más armónico y más fluido. Para cambiar al nuevo tiempo tenemos que decir : ¡El tiempo que no contiene guerra! Y con este Tiempo Sin guerra podremos decir: "Depongamos todas nuestras armas y veamos que de verdad podemos vivir sin ellas. ¡Ya no habrá más tiempo para ellas!

Hay un profesor de la Universidad USA Johns Hopkins que dice tener listo un nuevo calendario para el próximo mes de enero de 2006, una variación del Gregoriano. Pero ya existe un movimiento de personas a escala planetaria que está usando una nueva cuenta del tiempo. Se llama el Movimiento de Paz de las 13 Lunas de 28 Días para el Cambio Mundial de Calendario. La red mundial de este movimiento se llama Red de Arte Planetario (RAP), y la Fundación para la Ley del Tiempo es su fuente informadora y su base coordinadora. Si bien no goza del favor de los medios mayoritarios de comunicación, hay un cierto grado creciente de concienciación.

Breve Crónica del Movimiento Mundial de Paz Cambio al Calendario Trece Lunas

1989 Museo del Tiempo, Génova, Suiza. Descubrimiento de las frecuencias de tiempo: Artificial = 12:60, (12 meses irregulares pautados por una calenda y horas de 60 minutos pautados por un mecanismo). Natural = 13:20, codificado en las 13x20 unidades del Tzolkin, base de las Cuentas del Tiempo de los Maya. Este hecho es el hito que marca el descubrimiento de la Ley del Tiempo con la percepción que a menos que cambiemos a escala mundial la frecuencia del tiempo artificial dominante, no sucederá otra cosa que el desastre de los desastres que está programado en ella. Cambiemos pues esta Cuenta del Tiempo basada en la frecuencia artificial 12:60.

1990 Ejecución del diseño de la Cuenta del Tiempo fundamentada en las 13 Lunas de 28 días cuya fecha de sincronización anual, punto de partida, es el 26 de julio gregoriano. Y el último día de cada año es un día que no forma parte de ninguna semana o luna, es un Día Fuera del Tiempo. Coincidiendo con el 25 de julio gregoriano.

1991 Elaboración de los Códigos del Encantamiento del Sueño, los códigos del tiempo de la 4ª dimensión, que son la base de la Cuenta del Tiempo de las 13 Lunas de 28 Días (= sincronómetro = medición de la sincronicidad).

1992 25 de julio, primer Día Fuera del Tiempo. Edición de los primeros ejemplares de la Nueva Cuenta del Tiempo de 13 Lunas de 28 Días. La filosofía del nuevo tiempo establece: El Tiempo es Arte, como diferencia clara frente a lema El tiempo es dinero

1993 Revelación de la profecía del Telektonon de Pacal Votan (Tumba del Templo de las inscripciones en Palenque, México), base del establecimiento del Movimiento de Paz para el Cambio de Cuenta del Tiempo en México y en Sur América.

1994 Creación del Plan de Paz para el Cambio al Sincronómetro de las 13 Lunas. Entregado en Naciones Unidas, ONU; en la UNESCO.

1995 Presentación y acogida del citado Plan de Paz en Sur América, Africa, Asia y Norte América. Primeros intentos de contactar con el Vaticano, es ofrecido a la ONU en su 50 aniversario.

1996 Primer congreso de derechos Biosféricos en Brasilia, Brasil. La Bandera de la Paz de Roerich y el Sincronómetro de las 13 Lunas de 18 días como la base del restablecimiento de la paz en la Biosfera. Ceremonia de disolución de las barreras limitadoras, celebrado en 4 Esquinas, USA. Segunda presentación ante la ONU. Formulación de la Ley del Tiempo,T(E) = Arte, la energía factorizada por el Tiempo es Arte, El tiempo es la base y factor de sincronización y armonía universal.

1997 Congreso Mundial de la Ley del Tiempo y el Tribunal del Día del Juicio, en el Instituto Rinri, Tokio, Japón. El Vaticano es inculpado por la "Doctrina del Descubrimiento", la destrucción de las Librerías Maya, y la imposición del Calendario Gregoriano sobre las comunidades indígenas conquistadas. La adopción de la Ley del Tiempo como un nuevo estándar de armonía, paz y justicia entre los pueblos de la Tierra.

1998 El plan de paz para el Cambio al Sincronómetro de las 13 Lunas de 28 Días es llevado a Roma, Italia, y presentado en apelación especial al Vaticano para darle a conocer la reforma calendárica universal en aras de un nuevo ecumenismo global: UR la religión universal de la Tierra.

1999 Presentado en La Haya, Holanda, Europa, el plan de paz para el Cambio al Sincronómetro de las 13 Lunas de 28 Días, Conferencia de apelación a la Paz. Organización del congreso mundial de Paz y Tiempo, en la Universidad para la Paz en Costa Rica, incluyendo la presentación del documento principal "Cambio de Calendario y el Futuro de la Civilización". El congreso envió copia de sus conclusiones y recomendaciones al Vaticano y a la ONU. Se organiza el seminario de Magos de la Tierra en Picarquín, Chile, 7 semanas de seminario de entrenamiento.

2000 Establecimiento de la Fundación para la Ley del Tiempo en Oregón, USA, organización educativa sin ánimo de lucro con el objetivo de promover la Ley del Tiempo y el Plan de Paz para el Cambio al Sincronómetro de 13 Lunas de 28 Días.

2001 Difusión mundial de la Red de Arte Planetario a través de la web www.tortuga.com. Presentación de la Ley del Tiempo ante la Academia Rusa de Ciencias de Novosibirsk, y a las naciones indígenas de Sur América y Asia Central.

2002 Creación de un Centro de I+D en la Fundación para la Ley del Tiempo. Publicación de Tiempo y Tecnosfera, la Ley del Tiempo en los Asuntos Humanos (ITI-Bear&Co.) (Asequible vía Internet a través de www.amazon.com, todavía sin traducir al idioma castellano/español n.t.) Creación de la sede Web de la RAP en España con todo tipo de materiales y noticias de apoyo en torno a la reforma calendárica y sus herramientas www.13lunas.net .

2003 Formación del Consejo Europeo de la Visión, en Bruselas, Bélgica. Continúa la diseminación y difusión del movimiento por todo el mundo

2004 Año del Gran Cambio de Calendario, se celebran múltiples festivales de paz a través de la cultura en el Día Fuera del Tiempo. La Fundación se reubica en Asland, Oregon, USA; establecimiento de la Galería El Tiempo es Arte, expansión del programa de I+D con el proyecto Noosfera II y preparación de la magna obra en 7 volúmenes: Crónicas de la Historia Cósmica, la Reformulación de la Mente Humana. Consejo de la Visión en Portugal, Creación de la web www.lawoftime.org. Se imprimen más sincronómetros que nunca en Israel, Italia, Australia, España, Rusia, Alemania, Reino Unido, Japón, México, Brasil, Chile, USA, etc... 100.000 sincronómetros b/n de bolsillo se entregan en Brasil.

2005-06 Publicación del primero de los Volúmenes de las Crónicas de la Historia Cósmica. 1er. Congreso Mundial de la Red de Arte Planetario a celebrar en el 2006.

Salgamos de la depresión, vayámonos de este ‘final del mundo’. Cambiemos la Cuenta del Tiempo. Ya estamos en marcha, ya tenemos un movimiento en marcha. 2012 es la meta. ¡Podemos lograrlo!

Para más información contacte con:
Oficina Universal para la Reforma Calendárica
Fundación para la Ley del Tiempo.
calendarreform@lawoftime.org


Y además, en español, www.13lunas.net     informacion@13lunas.net
Créditos de esta Traducción : Movimiento 13 Lunas, nodo español de la Red de Arte Planetario.
Kan Men, Kin 95, www.13lunas.net informacion@13lunas.net

......................

© Año Mago 6 (2011) Fundación para la Ley del Tiempo